Patrimonio Literario

Poesía

Carmela tira pa la playa,
porque es mujer marinera,
tiene los ojos azules
del mar, el cielo y la espera…
Esperando que sus hijos
regresen de la faena;
Se picó la madrugá
con inquietud de veletas.
La brisa se tornó viento,
la mar agitó sus crestas;
mi marido aún no ha venido
y mi padre no llega…
Vida de los marineros,
pa quién pueda entenderla.
El hombre siempre en la mar
y tu sueño a duermevela.
Que quién la arrulló en la cuna
cualquier día se la lleva.
Te pido, Virgen del Carmen,
por tó lo que Tu más quieras,
que el viento sea favorable,
su mar en calma se vea.
Que lleves el gobernalle
y brille clara su estrella.
Salve Reina de los Mares,
faro y guía de los marineros.
El pueblo entero te aclama
cuando sales en Procesión;
y hasta el mar embravecido
cambia, hasta de color.
Cuando sales de Tu Iglesia
a hombros de tus portadores,
con tu niño en los brazos
rodeada de tantas flores,
nos apiñamos para verte.
Y Tú, tranquila y serena,
vas despacio por las calles;
que al final una barquita te espera.
Desde Poniente a Levante,
de toda nuestra Axarquía,
nada hay que a Ti te iguale.
Aquí está el marinero
que un día en alta mar, dijo:
– Virgen del Carmen, ¡Un milagro!
Y la madre con su niño,
que Tú también le curaste,
y el campesino que reza
y te pide en su oración
Que le guardes su cosecha
Que es fruto de su sudor.
Todo esto sale del corazón
de un pueblo que a Ti te venera,
porque Tú eres Madre de Dios,
la más bella marinera,
Reina y Señora de Torre del Mar.

Camarera de la Virgen

Poesía

Virgen del Carmen tu eres,
Luz de nuestros días.
Eres el faro y la guía
en nuestro peregrinar.
Tú eres nuestra protectora
reina de tierra y bahía,
la patrona marinera
de nuestro Torre del Mar.
Hoy a mi Virgen del Carmen,
yo le quisiera cantar
igual que todo mi pueblo
le cantan por sevillana, malagueñas y soleá,
y hasta las flores del campo
también le quieren cantar
echando el perfume al aire
Cuando la ven de pasar.
Y esta torre marinera
quiere a su Virgen morena,
la más guapa y más romera
la que en mayo sube al campo
y en verano baja al mar.

Adolfo Porras Alés

ENTREVISTA a D. Eugenio Chicano Navarro, mayo 2018

-Pintor del cartel anunciador de la salida procesional 2018-

Cuando la primavera ha alcanzado su punto de no retorno, la Hermandad se pone en marcha e inicia el camino que nos conducirá hacia la gloria de julio. Y en medio de ese camino, acudimos un año más al encuentro de la persona encargada de anunciar con sus pinceles la salida procesional de la Santísima Virgen del Carmen por las calles de Torre del Mar. Nos trasladamos hasta Málaga y, en su estudio, el maestro D. Eugenio Chicano Navarro nos recibe entre obras, pinceles y recuerdos. Con él, nos disponemos a compartir las horas para acercarnos mejor al hombre, para conocer mejor al artista. Es una agradable tarde del abril malagueño. La primavera ha alcanzado su punto culminante, las tardes son más largas y el azahar inunda con su aroma el barrio de la Victoria. Es el prólogo perfecto de lo que está por venir.

El cartel es un anuncio. Un grito en una esquina

  1. Para iniciar esta charla, cuéntenos, ¿cómo recibió la noticia de que iba a ser el pintor de la Virgen del Carmen de Torre del Mar?

         Me llegaron noticias a través de Mari Luz, mi esposa, que como sabéis dirige el Centro de Arte Contemporáneo “Francisco Hernández” de Vélez-Málaga. y casi podía imaginármelo, aunque no sabía quién vendría a comunicármelo. Yo he estado muy ligado a Torre del Mar desde niño, por eso, tenía la ilusión de devolver a Torre del Mar todo el afecto y el cariño que me ha dado a través de esta obra, como un símbolo de agradecimiento. En Torre del Mar fui enormemente feliz durante mi infancia y mi juventud.

  1. ¿Cuál ha sido su vinculación con nuestro pueblo a lo largo de su vida?

         Mi apellido, Chicano, viene de la época del Gran Capitán. Había un regimiento siciliano que vino hasta las tierras de la Axarquía para ver qué pasaba con la guerra de Granada. Con la toma de Vélez en abril de 1487, este regimiento se deshizo y los soldados se casaron con las muchachas veleñas, formando sus familias. Mi apellido viene de allí. Mi padre era Chicano Casamayor y mi madre, Navarro Lobillo. Así que no puedo tener unos apellidos más veleños. Mi padre era jefe de compras de Almacenes Massó y se tuvo que trasladar a Málaga, por eso mis hermanas y yo somos malagueños de nacimiento. No conocí a ninguno de mis cuatro abuelos. Recuerdo que mi padre iba todos los domingos a Vélez y me llevaba con él (a mis hermanas no) y yo disfrutaba mucho en esa ida y venida desde el tren. Él me explicaba la historia de las torres vigía, las almenaras… y a mí me fascinaba.

Cuando fui más mayor, íbamos a pasar los veranos a Vélez. Yo era un niño de piso, acostumbrado a salir poco, y allí pasábamos las tardes en las casas de los amigos, de mi tía Carmen Chicano, Ciro Lupiáñez y mi primo Guillermo Téllez. Eran todos muy solidarios. Mi tía Anita organizaba excursiones en una diabla y partíamos a Torre del Mar. Hasta llegar a lo de Octavio, todo el camino era de adoquines y los niños nos divertíamos mucho. Torre del Mar era entonces un pueblo de pescadores, pequeño y precioso. Estuve yendo hasta los 18 años.

Recuerdo que, en una ocasión, salió un cuadro mío a subasta. Lo había pintado en el año 50 en Torre del Mar. Mari Luz lo vio y lo compró para mí, y la verdad es que me encantó recuperarlo. Mi esposa me decía que lo mío era muy fuerte, llevándome los trastos de pintar a Torre del Mar en verano, pero yo no podía evitarlo. La magia y el misterio de aquellos viajes de verano me fascinaba. Y Torre del Mar es una maravilla como escenario para ser pintado. Aquellos atardeceres desde la Casa de la Viña… Lo recuerdo con mucho cariño. Todo era muy entrañable.

  1. ¿Cómo fueron sus primeros contactos con la pintura?

         En Vélez, una señora me encargó que le pintara a su perro. Comía pipas de girasol para que hiciera un gesto que a ella le encantaba. Y yo iba todas las tardes a pintarlo.

Recién fundada la Archicofradía del Pobre y la Esperanza, Aurora López pensó en hacerle un manto bordado a la Virgen, y las mujeres hacían turnos para bordar. Yo saqué el trono, nos dieron ajobacalao y la procesión fue apoteósica. Paco Hernández hizo la pintura de los estandartes y fue maravilloso ver nacer a esa Cofradía. Hacían teatros para recaudar fondos y yo me iba con ellos, porque era un chaval muy curioso.

  1. ¿Cómo definiría su pintura?

 Mi obra tiene un proceso casi autodidacta, porque el profesorado de aquella época a veces no estaba en el cargo por sus méritos y no tenían mucha idea. A veces éramos los alumnos mejores que los profesores. En mi generación, cada artista tiró para un lado. Yo empecé a reflejar en mi pintura al marengo, lo duro del mar. Después me politicé y realicé crítica social. Eso me hizo sufrir porque algunos sectores me rechazaban, no recibí ni un premio en los concursos. Pero pintar es un acto de sinceridad y si tienes un discurso entablado con la pintura, todo es distinto. Me gusta el pop art. Soy un amante de lo popular. También hay evoluciones naturales, no caprichos. La pintura tiene un sentido y un porqué, soy un pintor comprometido y siempre hay cosas que decir aunque, de alguna manera, eso te señale.

  1. En cuanto a su obra de temática cofrade, ¿cómo ha sido?

Yo he hecho carteles de Cofradía porque lo siento y porque son actos de fe. Hace tiempo, me di cuenta de que el cartel pasaba por una situación desastrosa, con falta de conocimiento porque el cartel, como tal, no se hacía en las escuelas de arte. Esto se acrecentó con la posguerra, pues había un verdadero batiburrillo de estilos.

En 1964 pinté el primer cartel para el Pobre y lo estuve haciendo cuatro años. Después hice el de Servitas. Cuando regresé de Italia, me llegó el encargo del cartel de la Semana Santa de Málaga. Realicé un cartel ortodoxo de la Virgen de Gracia, de la Cofradía del Rescate, que marcó un antes y un después, ya que nunca se había pintado una cabeza de Virgen, así que hubo comentarios de todas las clases. En los cículos entendidos gustó mucho. Era el año 2001. En Málaga, en los últimos años, afortunadamente ha habido un cambio en el concepto del cartel.

Para representar una imagen, hay que hacer un estudio previo y verla desde todos los ángulos, pues con la luz cambia la expresión. Que tenga señorío, que rezume devoción y belleza. Las imágenes tienen un halo de devociones que hay que respetar.

  1. ¿Cuáles son los elementos que constituyen el cartel que ha realizado para la Virgen del Carmen de Torre del Mar?

         Una maternidad es algo tierno, con arrobo por ese gusto y por la presencia del Niño. La Virgen del Carmen de Torre del Mar es una Virgen festiva, patrona del mar. Una Virgen muy rezada y acompañada. Torre del Mar tiene la suerte de tener una Virgen bella, sencilla, presentada con pureza y muy inmediata. Por eso la he representado con fuerza. Tuve que elegir la posición y la luz que le iba a dar. Incluso pensé no poner al Niño, pero al final lo descarté para no abrir un debate con ese tema. La figura del Niño de la Virgen es espléndida. He querido que la Virgen no pierda ni un halo de su esencia, lo cual ha sido una aventura. También me informé y busqué las constelaciones de cuando se formó la Hermandad, tanto de forma civil como canónica, y las añadí al cartel. Son Tauro y Cáncer, y aparecen en el lado derecho.

Pienso que el fuerte del cartel está en la cabeza de la Virgen. Los colores que he usado son blancos para el Niño y dorados en la túnica carmelita. Las sombras son verdosas.

  1. Por último, díganos. ¿Qué espera de este cartel?

Yo tenía una deuda pendiente con Torre del Mar, he pasado muy buenos momentos allí y le debía pintar a su Virgen del Carmen. Estoy convencido de que Torre del Mar va a saber interpretar el trabajo que se ha hecho con esta obra. Su gente sabrá ver que esto no es un cuadro, sino un cartel. El cartel anuncia algo que va a suceder, es un grito en una esquina. Y eso he querido plasmar.

Muchas gracias, maestro, por su atención y por su disponibilidad. Para todos los hermanos de la Hermandad de la Santísima Virgen del Carmen de Torre del Mar, es un inmenso honor y un privilegio poder contar con una obra suya que anuncie nuestra anual salida procesional. Una joya pictórica que, sin duda, viene a engrosar el patrimonio de la Hermandad y que quedará custodiada para el recuerdo y para la historia. Que Ella le bendiga y le guarde. Enhorabuena. Siempre.

Audio de la Entrevista Completa, mayo 2018

Siempre en Nuestro Recuerdo y Agradecimiento Maestro.

Hermandad Virgen del Carmen mayo 2018

Libro Histórico ” Carmen Reina y Señora de Torre del Mar, XXV años de hermandad para una devoción centenaria “

Libro del XXV Aniversario de aprobación canónica de nuestra hermandad ” Carmen Reina y Señora de Torre del Mar, XXV años de hermandad para una devoción centenaria ” presentado en el Paseo Marítimo Virgen del Carmen de Torre del Mar el 18 de Septiembre del 2021, es un amplio y elaborado trabajo que se ha tratado con la máxima pulcritud y atendiendo siempre a la responsabilidad, todos las cuestiones a los que hemos podido llegar relacionadas con nuestra hermandad, desde sus inicios hasta la actualidad, tratando a su vez la historia de nuestro Pueblo, su patrimonio, sus costumbres y sobre todo, su devoción secular al Carmen desde tiempos remotos, todo ello basado en documentación verídica y constatable, tratado por personas responsables y profesionales titulados, mostrando la gran relevancia de la aportación de nuestra devoción al Carmelo en la historia de Torre del Mar y parte de nuestra Comarca.
Damos las gracias a todos los que han aportado para su realización, en especial al Profesor D. Juan Antonio Sánchez López y a D. José Alberto Ortiz Carmona, así como al autor del cuadro que conmemora esta efemérides y que ha sido utilizado como su portada, D. José Carlos Gil Torres.
Cualquier persona interesada en su adquisición deberá ponerse en contacto con la secretaría de nuestra hermandad en su horario habitual, por teléfono ( 952547399 ) o por email ( secretariavirgendelcarmen@hotmail.es ) y se le informará al respecto.